Servicios

Gestión de Integridad


La Gestión de Integridad implica un conjunto de actividades con el objeto principal de que los sistemas mecánicos y estructurales sean diseñados, construidos, operados, mantenidos y verificados según las normas aceptadas para garantizar que dichas instalaciones estén en condiciones seguras para el servicio, evitando así la pérdida de integridad de contención y estructural.

El proceso de Gestión de Integridad se fundamenta en un ciclo de mejora continua que requiere un claro entendimiento de los parámetros de diseño y operación, riesgo y confiabilidad, requerimientos de inspección, etc.

Combinando conocimiento y experiencia en diversas áreas, Icorr ofrece servicios para la Gestión de Integridad en un amplio rango de industrias, principalmente orientados al sector energético (petróleo y gas), e industrias química y petroquímica. Los servicios abarcan a diversos tipos de sistemas:

Pozos productores e inyectores / Plantas de procesos / Sistemas de transporte / Estructuras




Pozos

Los conceptos aplicados en la gestión de integridad para instalaciones de superficie en yacimientos productores de petróleo y gas resultan válidos para sistemas de pozos. No obstante, los elementos y actividades que conforman el proceso de gestión de integridad, deben ser diseñados en función de las características particulares de este tipo de instalaciones, así como a la escala de las operaciones y estructura de cada compañía.

En relación al tipo de instalación, la vasta mayoría de pozos productores de petróleo utilizan sistemas de levantamiento artificial, principalmente sistemas de bombeo mecánico (BM), aspecto relevante que conlleva la necesidad de adaptar las estrategias y programas de integridad en función de las problemáticas particulares observadas en dichos sistemas.


Cañerías / Ductos

Las cañerías representan sistemas que pueden tener un elevado impacto en la integridad general dentro de yacimientos (cañerías de producción y de transporte) o fuera de ellos (oleoductos, gasoductos y poliductos de transporte). Es necesario, por lo tanto, garantizar su operación segura en el tiempo, conforme a normativas reguladoras locales, estándares internacionales de la industria y requerimientos corporativos.

La Gestión de Integridad de cañerías comprende diferentes aspectos relacionados con el diseño, construcción, operación y mantenimiento, a través de la planificación y ejecución de actividades coordinadas de evaluación, monitoreo, inspección, mitigación, reparación, etc.


Plantas

La herramienta de gestión y análisis de riesgo adoptada en la industria para los sistemas de plantas de proceso es la metodología RBI (Risk Based Inspection). Esta metodología combina la evaluación sistemática de probabilidad y consecuencia de falla como elementos esenciales del análisis.

A partir de la aplicación de RBI, se genera una planificación detallada de acciones, principalmente incluidas en programas de inspección, destinadas a la adecuada Gestión de Integridad de las instalaciones evaluadas.

Un porcentaje relativamente alto de riesgo en una planta en operación se asocia con un pequeño porcentaje de los equipos. La metodología RBI permite el desplazamiento de recursos de inspección y mantenimiento para garantizar un mayor nivel de cobertura sobre los equipos de alto riesgo y un esfuerzo adecuado en los equipos de menor riesgo. Un beneficio potencial de un programa RBI es el de aumentar los tiempos de funcionamiento (disminuyendo la frecuencia de paradas de planta por mantenimiento) de las instalaciones de proceso, mejorando o al menos manteniendo, el mismo nivel de riesgo.


Tanques

Los tanques atmosféricos se analizan en forma diferenciada del resto de los equipos estáticos dadas sus particularidades geométricas, modos de falla y consecuencia de las mismas.

Los mecanismos de corrosión en los pisos de los tanques atmosféricos ocurren tanto del lado del producto almacenado (corrosión interna) como del lado del suelo (corrosión externa).

En el análisis de riesgo de tanques se combinan las velocidades de corrosión interna y externa para la evaluación de riesgo final en conjunto con la evaluación de consecuencia de falla siguiendo una metodología específicamente desarrollada para tanques teniendo en cuenta contaminación onsite y offside, aguas superficiales, aguas subterráneas y suelos.

Icorr combina la metodología basada en riesgo con los requisitos de la secretaría de energía presentes en la Resolución 785 (SEN) logrando una mayor eficiencia en las rutinas de inspección con un menor riesgo.